La mentira en la infancia

Aunque no nos guste decirlo es cierto que existen niños mentirosos, pero antes de hacer esta afirmación debemos diferenciar entre fantasía y mentira.

La fantasía es una invención o modificación de la realidad, pero a diferencia de la mentira, el niño cree en esa realidad.

Las mentiras son alteraciones de la realidad o invenciones que se hacen con intencionalidad.

Hasta los 6-7 años aproximadamente no debemos considerar que un niño tiene intención de mentir, puesto que todavía se están desarrollando las funciones cognitivas necesarias para llevarlo a cabo.

Hay varias razones por las que se pueden dar las mentiras, pero debemos empezar por descartar que se deban a algún tipo de trauma o trastorno mental.

¿Qué podemos hacer para evitar las mentiras?

  • Lo primero es intentar averiguar y comprender el motivo que le ha llevado a hacerlo.
  • Dar ejemplo. Los niños aprenden a través del ejemplo, es difícil que comprendan por qué en un caso está bien y en otro no, o por qué tú sí y ellos no.
  • Explicar las consecuencias que pueden tener sus mentiras y el por qué está mal mentir.
  • Recompensar la sinceridad (no de forma material, sino afectiva).
  • Mantener una comunicación abierta y cercana con los niños donde se sientan escuchados, comprendidos y respetados.

Si no conseguimos hacer frente al problema, lo más conveniente es pedir ayuda profesional, tanto a nivel de asesoramiento para los padres como terapéutico con el niño en caso de ser necesario.

¿Os habéis visto envueltos en una situación como la descrita? ¿Cómo lo habéis resuelto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *